Policiales

Muerte de Maka Taborda el 20 de agosto se conocerá el adelanto de sentencia

Este martes se desarrollaron los alegatos en el juicio a Ulises Truffe por la muerte del jugador de Peñarol, Maka Taborda y las lesiones de Martínez y Acevedo. La fiscalía pidió 4 años y 8 meses de prisión y la querella cinco años.
El fiscal Francisco Ramírez Montrull elaboró su tesis acusatoria este martes, ante la jueza del Tribunal de Juicios y Apelaciones, Carolina Castagno. Consideró que la prueba colectada a lo largo del debate, permiten saber que Ulises Truffe es responsable de la muerte del jugador de Peñarol, Silvestre Roberto Carlos Maka Taborda; y de las lesiones graves de Guillermo Martínez y leves de Karen Acevedo.

Ulises Truffe llegó a juicio acusado por Homicidio culposo y lesiones. El joven impactó a Taborda y le provocó la muerte el 18 de noviembre de 2018, alrededor de las 6.09. También colisionó a Karen Acevedo y Guillermo Martínez a quienes les provocó distintas lesiones. Los jóvenes salían del desaparecido boliche Kuba, ubicado en la zona del hipódromo de Paraná.

En los alegatos de apertura, Ramírez Montrull pidió una pena de 4 años y 8 meses de prisión más 8 años de inhabilitación para conducir. Este martes sostuvo ese pedido inicial.

El representante del MPF entendió que Truffe conducía alcoholizado y a mayor velocidad de la permitida para transitar en Avenida Almafuerte de Paraná. Remarcó que el impacto contra Taborda fue anterior al choque contra los dos Galaxy estacionados en el lugar. “Los agravantes me alejan del mínimo de la escala penal”, subrayó el fiscal. “Estamos ante un concurso ideal, hay homicidio imprudente y lesiones imprudentes”.

“Truffe conducía con alcohol en sangre. Debió abstenerse de conducir en ese estado de intoxicación con alcohol. Tres horas después del accidente, Truffe tenía 1,4 gramos de alcohol por litro de sangre. El médico Aguirre lo precisó y clarificó que al momento de la colisión, Truffe debió haber tenido entre 1,64 y 1,89 gramos de alcohol por litro de sangre. Para el cálculo se consideró el peso y estatura de Truffe”, recordó Ramírez Montrull, retomando los testimonios producidos en la audiencia.

“Según determinación de Aguirre, a Truffe se lo identificó en un segundo período de intoxicación, en el primer período de intoxicación hay retardo en las respuestas reflejas, en el segundo período hay perdida de equilibrio, visión borrosa, dificultades psicomotrices y alteración en el habla. Esta constatación coincide con lo declarado por el vecino de Truffe y otros testigos, y tiene asidero con la historia clínica de Truffe”, subrayó.

Para el fiscal, el imputado “infringió las normas de tránsito por su ebriedad”. “Debió abandonar la vía, detener la marcha, mantener velocidad acorde a condición física”.

“El lugar de atropello de Taborda fue anterior a los dos autos Galaxy. Bustos y Martínez contaron que no ingresaron a la cinta asfáltica entre los autos estacionados. El atropello de Taborda fue anterior a la colisión de los autos estacionados y se puede definir que la velocidad a la que conducía Truffe era mayor a 55 kilómetros por hora que es lo permitido en avenida Almafuerte. No hubo fractura de cráneo en Taborda, pero sí el cimbronazo dentro del cráneo y otras lesiones provocaron su muerte. Eso ocurrió porque la velocidad del auto Celta que conducía Truffe era más alta que precautoria y más que los 55 kilómetros por hora”, remarcó Ramírez Montrull.

Pedido de la querella

El querellante Jorge Gerard repasó los testimonios. En su alegato de apertura había pedido 5 años y 10 meses de prisión, más 11 años de inhabilitación para conducir vehículos para Ulises Truffe. Este martes sostuvo ese pedido.

“La alcoholemia debió oscilar entre 1,64 y 1,89 gramos por litro de sangre. Mucho mayor a la que impone el agravante de la ley. Truffe condujo de manera imprudente y anti-reglamentaria y causó la muerte de Taborda y lesiones en Martínez y Acevedo. Debo decir que Truffe introdujo un riego prohibido desde que se subió a conducir el auto. Sabía que sus condiciones psicofísicas no eran las adecuadas, que no podía conducir en ese estado”, manifestó el abogado particular.

“Al momento de subirse al auto, Truffe estaba en el segundo estadio de alcoholemia”, subrayó. “Eso está verificado por prueba objetiva y testimonial”, repasó. “Hay una relación directa entre el comportamiento de Truffe y el resultado dañoso. En este caso fue la muerte de Taborda y las lesiones de Martínez y Acevedo. De ninguna manera se puede aplicar culpa a las víctimas. Truffe sólo ponderó sus intereses cuando se subió al auto, quizás quiso llegar a su casa, condujo con desprecio de la norma, no quiso retardar sus intereses y generó el resultado dañoso”, valoró Gerard.

Dijo que “no tiene antecedentes” pero que no quiso declarar “ni siquiera para expresar pesar o pedir disculpas y eso debe ser tenido en cuenta”. “Taborda era una persona de bien y común y en forma imprevisible encontró la muerte en manos de Truffe, un irresponsable. Taborda dejó a una familia sin un hijo. Cuando se muere un hijo no hay denominación para los padres. La evolución de la norma fue en sentido de mayor punidad y contemplando normas y sanciones que la sociedad ha venido reclamando. Solicito que tengan especial hincapié en agravantes”.

Alegato defensivo

El defensor Marcos Rodríguez Allende, solicitó en su alegato de apertura que su pupilo sea condenado a 3 años de prisión condicional más inhabilitaciones pertinentes y accesorias pertinentes. Hoy sostuvo esa solicitud.

“Truffe viene a juicio por conducir un Celta rojo el 18 de noviembre de 2018, después de las 6, cuando chocó dos vehículos Galaxy que estaban estacionados y producto de esa colisión se produjo el impacto de Taborda que murió y las lesiones graves en Martínez y leves en Acevedo”, explicó el letrado.

Marcó las diferencias con los alegatos acusatorios. “Se concluye sobre cosas que no son correctas ni dicen los informes técnicos ni los testigos”, contrastó el defensor. “No se dice nada de la secuencia de semáforos verdes”. “El oficial de Policía Pereyra dice que Truffe estaba lúcido, no borracho”. “Yo no digo que el Celta no chocó a Taborda porque las lesiones son compatibles con la rotura del parabrisas, lo que yo señalo es la simultaneidad con el choque a los Galaxy”, explicó Rodríguez Allende.

Agregó que Truffe no excedió la velocidad reglamentaria porque hubo otros dos vehículos que iban “casi en simultáneo” al Celta rojo que conducía Truffe, por Almafuerte y en la misma dirección. “Dicen que al momento del accidente, habría una graduación alcohólica sensiblemente superior a la comprobada científicamente. Hay que también tener en cuenta una considerable graduación de etanol en sangre de la víctima. No se puede sostener que Truffe tendría una graduación de casi 2 gramos de etanol por litro de sangre porque no se puede comparar con las probanzas”, marcó. “Sabemos que hubo 1,14 de graduación alcohólica por litro de sangre. Eso está probado”, remarcó.

Pidió valorar “la juventud” de Truffe, su estabilidad laboral y la “inestabilidad familiar”. “Se analizó muy globalmente la falta de antecedentes penales, eso también hay que tenerlo en cuenta. La acusación privada pretendía pedido de disculpas, Truffe está en este proceso cumpliendo lo que tiene que cumplir. Ahora ¿tengo que castigarlo con un látigo y decirle que declare? Pero también hay que analizar la autopuesta en peligro de las víctimas”.

Últimas palabras y veredicto
“Quería decirle que nunca quise provocar el accidente, que fue un accidente y a eso quiero llegar, que se debata esto”, pidió Truffe en sus últimas palabras antes de escuchar el veredicto.

El adelanto de sentencia será el 20 de agosto a las 8, cuando la jueza Carolina Castagno dará a conocer su decisión.

fuente:(quesabesdigital)

Relacionadas