Policiales

La inseguridad es la principal preocupación en 33 Orientales

A escasas siete cuadras del casco céntrico de la capital provincial se encuentra el barrio 33 Orientales, cuya Comisión Vecinal, como otras tantas, vio afectadas sus actividades y proyectos por la pandemia, aunque día a día sigue trabajando para enfrentar la inseguridad.
La vecinal que costea el arroyo Antoñico hasta las calles Florencio Sánchez, Ituzaingó, Italia y Perú, tiene como epicentro la plaza que lleva el nombre de la misma vecinal y de las tres importantes torres edilicias que la rodean conformado su nombre, 33 Orientales.
Que sabes Digital  realizó una recorrida por el barrio y pudo observar su pintoresca presentación y cuidado por parte de todos los vecinos, aunque la principal deuda pendiente sigue siendo la seguridad.
La presidenta de la Comisión Vecinal, María Inés Morales, acompañó a EL DIARIO en su recorrida y expresó que “como la mayoría de los barrios nos encontramos medio complicados”.
Por su parte el vicepresidente de la vecinal, José Velázquez, agregó “con la pandemia estamos un poco limitados pero al trabajo lo tratamos de seguir sosteniendo con los vecinos”. En los últimos meses se realizó la plantación de algunos árboles nuevos y se sigue trabajando para mantener las calles en condiciones en conjunto con la municipalidad.
El arroyo Antoñico es una de las principales complicaciones que tiene la vecinal por la unión que tiene con otros barrios, pero además por las personas que viven en sus barrancas y frecuentemente suelen ser afectadas por las lluvias cuando crece el arroyo.
“Tenemos varios vecinos que viven sobre el arroyo y por ahí nos llaman también porque es un tema complicado, pero se sigue trabajando y bastante, pese a la pandemia” expresó Velázquez.
EL BARRIO. “En el barrio nos conocemos todos porque hay gente que vive hace 40 años en el lugar y hay otros que son nuevos, pero es muy tranquilo, pese a que por ahí tenemos algunos robos”, señaló la presidenta de la vecinal. En el límite con la torre número uno y a media cuadra de la plaza principal, sobre calle Malena de Giusti y su intersección con Florencio Sánchez, se encuentra el salón comunitario que tiene la vecinal con un amplio playón polideportivo.
Sobre las actividades que se tenían programadas para este año, María Inés Morales indicó que todas se debieron suspender. “Este año teníamos varias proyectadas pero no llegamos a poder concretarlas, teníamos diferentes deportes y gimnasia”.
Lo que sí se logró, aproximadamente dos meses atrás, es que la municipalidad instalen nuevos juegos infantiles en la plaza del barrio.
SEGURIDAD. Es una deuda pendiente que sigue manteniendo el barrio con el transcurso de los años, pese a que en el corazón de la plaza se encuentra una garita con guardia policial las 24 horas.
“El tema de la inseguridad es siempre un inconveniente y siempre estamos hablando con los vecinos para ver qué se puede hacer para mejorar la seguridad. Teníamos un programa de vecinos en alerta que consistía en que los vecinos puedan tener una aplicación en los celulares y puedan avisar cada vez que veían algo raro en la calle”, señaló Velázquez.
En tanto, la presidenta de la vecinal –que lleva más de 40 años viviendo en el barrio 33 Orientales– expresó que “cada vez se fue agudizando más la inseguridad durante los últimos años. Puede ser la situación de cada uno, pero antes era más tranquilo en general en todos los barrios y ahora está más complicado. La inseguridad es lo que nos está preocupando ahora y nosotros como vecinalitas también estamos muy preocupados porque somos los referentes del barrio frente al municipio”, sostuvo.
PROYECTOS. En relación a las actividades y proyectos que se tenían pensados para este 2020, los entrevistados destacaron que muchos se vieron truncados y que se está haciendo lo que se puede, en el marco del aislamiento. “Estamos muy limitados para poder hacer las cosas, pero siempre estamos en contacto y viendo lo que podamos llegar a hacer”, indicó Velázquez.
En el salón comunitario se desarrollaban habitualmente clases de apoyo dictadas por el Instituto Becario de la provincia, además de distintos talleres y actividades deportivas.
Consultada sobre el mantenimiento de las instalaciones durante este tiempo, María Inés señaló que “está todo cerrado, sin funcionar, nosotros con la vecinal hacíamos muchos beneficios para recaudar fondos para las fechas especiales pero este año se nos truncó todo”.
SERVICIOS. La realidad de los distintos barrios de la ciudad es totalmente distinta una de otra, el mismo relieve de la ciudad hace que dentro de la misma geografía no sea lo mismo un barrio de la zona sur con uno de la zona norte y en ese sentido siempre se encuentran falencias en los servicios públicos que en algunos casos suelen ser reiteradas.
En este caso, el barrio 33 Orientales no es la excepción y permanentemente se están recibiendo reclamos de los vecinos que principalmente tienen que ver con el arreglo de cloacas. “Está mejorando un poco porque con la gestión anterior teníamos varias falencias. Sabemos que ahora se empezó a reactivar nuevamente todo y se están haciendo cosas por los vecinos”, señaló el vicepresidente de la Comisión Vecinal.

fuente:(quesabesdigital)

Relacionadas